top of page

Diplomado para la Convivencia

En la Ruta 1, Acudir al llamado, he reflexionado mucho sobre mi rol de maestra. Con los afanes dejamos de percibir, escuchar al otro. La monotonía de tantos años de educación nos hace perder espacios de riqueza. Es importante volver al camino de la escucha, del aprendizaje, de registrar y reconocer al otro, sea par o educando. He recorrido un camino de reconocimiento propio que es muy valioso para mi diario vivir. Gloria Inés Agudelo Zapata


El 29 de noviembre de 2023, se realizó el cierre del Diplomado Me Creo Docente, que inicio el 3 octubre y contó con la participación de docentes y directivos docentes de diversos lugares de Colombia.

El Diplomado contempla el recorrido por tres rutas: Acudir al llamado, Encontrarse con los otros y Reconocerse y acoger al otro. En esta edición, 100% virtual, los participantes contaron con la posibilidad de desarrollar el Módulo Introductorio, adentrándose no sólo en el tema sino también en el uso de la Plataforma Educativa Colaborando de la Fundación Convivencia.

El recorrido parte de una reflexión personal, ya que solamente en el respeto por sí mismo, se genera el respeto por el otro, a quién dejo aparecer, tener presencia. Al que escucho sin negarlo, como una persona que reflexiona, que es autónoma, que decide por sí misma si quiere o no quiere. En constante creación. Re-conocerse a uno mismo y a los demás, resulta una herramienta invaluable para comprender y, en consecuencia, orientar hacia un trabajo mancomunado, no sesgado por las diferencias o roles. (Testimonio Carlos Montaño)

Este reconocimiento, se adentra en temas personales, familiares y profesionales “revisando” para a partir de una postura propia reconocerse como un ser socialmente responsable y libre, que es capaz de reflexionar sobre su hacer y su sentir.

El siguiente paso permite encontrarse con los otros, entendiendo que el otro es tan legitimo como yo, aunque no comparta con él/ella muchas cosas. (Testimonio Inés Lucía Ocampo) para este encuentro es necesario, la escucha y la confianza, entre otros.

Finalmente, en el reconocimiento y la aceptación legítima del otro, reto y deber a la vez, se admite que cada uno de nosotros existe en relación con el otro y que no podemos escapar de dicha realidad. Además de entender y comprender lo que los otros nos dicen, nos esforzamos por relacionar sus comentarios y vivencias con las nuestras; además de relacionar desde el punto de vista figurativo, lo que nos parece, llegamos a elaborar una relación tan evidente y real que asumimos un compromiso con las acciones que de ello se derivan. (Testimonio Carlos Montaño)

De acuerdo con el docente Carlos Montaño, este tránsito resulta más complejo y diverso de lo que se supone. Se trata de conocernos, casi no aplica el RE-conocernos por el escaso avance aparente en ello. Y, además, luego de entender lo importante y valioso que resulta ver, más claramente nuestra identificación, tras el ejercicio; nada más y nada menos: resulta que hay otro que sin saber cómo, está inmerso en nuestra identificación, debido a la interacción que realiza sin permiso, sin que me percate efectiva, ni oportunamente. La convivencia es un proceso de, al menos, dos personas y ésa es la razón de la necesidad de la comprensión.


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page