top of page

¿Nativos Digitales?

Actualizado: 3 may 2023

Un tema que va más allá de la convivencia con la tecnología.


Para bien o para mal, la tecnología digital se instaló en nuestras vidas y debemos aprender a interactuar bajo sus reglas y lenguajes para prevenir o aminorar sus reveses y desarrollar oportunidades.


Son numerosos los acercamientos a la alfabetización digital que hablan de establecer las competencias base, con las que se debe contar y/o aprender para interactuar positivamente en entornos virtuales. Conocimientos técnicos e inteligentes para leer, analizar, evaluar, contrarrestar, producir y en términos generales hacer parte de la cultura actual.


Se presume que con las dinámicas y el acceso a la información que maneja la internet, el aprovechamiento adecuado de dichas competencias, logre dotar de aptitudes y oportunidades a las nuevas generaciones, reduciendo desigualdades y barreras – de pobreza, raza, género, discapacidad, desplazamiento y demás -, a fin de extender oportunidades de crecimiento económico y social para todos.


El primer obstáculo por vencer es conectividad.

“Un tercio de la población mundial sigue privada de internet en 2022 y el ritmo de las nuevas conexiones se ha ralentizado, según las últimas estadísticas de la ONU… la tendencia deja pensar que, sin inversiones nuevas en infraestructuras y un nuevo impulso para crear nuevos conocimientos digitales, las posibilidades de conectar a la población mundial para 2030 parecen cada vez más escasas”, dijo la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), en un comunicado de prensa”. (Agencia AFP, 2022)


En cifras son 5.300 millones de personas conectadas a internet, un equivalen del 63% de la población mundial - según informe de Hootsuite y We Are Social. Según los análisis, el 37% de la población mundial restante, que aún no está conectada o tienen obstáculos para hacerlo, pertenece a periferias, zonas rurales - de difícil acceso - distritos pequeños, poblaciones vulnerables en los países menos desarrollados del mundo.


Curiosamente el panorama en Colombia es similar.

“En la actualidad, la conectividad y las condiciones para la transformación digital en el país han mejorado. Sin embargo, las cifras hacen que el reto sea mayor: hoy el 62% de la población colombiana cuenta con acceso a internet y menos del 35% de la población tiene acceso a un computador en casa. Esto demuestra que existen desafíos para lograr un avance importante en la efectiva digitalización del país”. (Archila JC., 2023)


En el contexto de conectividad se debe agregar la necesidad de dispositivos apropiados, enlaces estables y elevada capacidad para transportar información, lo que incide en la velocidad de transmisión.


Internet no aporta si no se puede acceder a la red. Pero tampoco importa el acceder sino se sabe utilizar un navegador y/o se carece de unas mínimas aptitudes digitales. La tecnología mal usada, puede crear nuevas brechas y desarrollar riesgos, sobre todo en la población vulnerable.


En esa línea sensible se pondera la repercusión en los niños, que están obligados a crecer en medio de la tecnología digital. Conviven a diario con ella y/o necesitan acceder a ella para madurar su camino hacia el futuro.


Psicólogos e investigadores reconocen que los menores en línea son más susceptibles a explotación, abuso, dependencia, adicción, pérdida de privacidad e infinidad de amenazas para su bienestar. Asimismo, que el uso excesivo de la tecnología digital puede causar depresión, ansiedad infantil y contribuir a la obesidad.


Pese a la preocupación que dichas afirmaciones producen, encontramos que:

  • “Los jóvenes (de 15 a 24 años) son el grupo de edad más conectado. En todo el mundo, el 71% están en línea, en comparación con el 48% de la población total”.

  • “Los niños y adolescentes menores de 18 años representan aproximadamente uno de cada tres usuarios de internet en todo el mundo”.

  • “Un número mayor de pruebas empíricas revelan que los niños están accediendo a internet a edades cada vez más tempranas. En algunos países, los niños menores de 15 años tienen la misma probabilidad de usar internet que los adultos mayores de 25 años”.

  • “Los teléfonos inteligentes están alimentando una “cultura del dormitorio”, y para muchos niños el acceso en línea es cada vez más personal, tiene un carácter más privado y está menos supervisado” (Unicef., 2017, Pg. 7)

El día a día de muchos menores transcurre entre dispositivos. Con o sin facilidades de conexión, la infancia viene desarrollando rutinas de enlace a internet para comunicarse, escuchar música, ver películas o videos, jugar, hacer tareas, reunirse en grupo, tomar algunas clases, etc.

Sin embargo, numerosos estudios indican que los menores presentan un nivel medio-bajo en el área informacional. Que a pesar de estar habituados a navegar en Internet y utilizar de forma continua las redes sociales, tienen déficit en competencias básicas relacionadas con la alfabetización mediática.


Son muchos los menores que consultan sin tener criterios claros de búsqueda, enfrentándose a una multitud de datos, fuentes y recursos, sin disponer de conocimientos para decidir qué sitios abrir de la lista de resultados que arroja el buscador. Sin razonamientos para valorar la información en términos de veracidad, pertinencia y confiabilidad. Sin aprensiones sobre quién lo escribió, quién lo publicó, cuándo, con qué propósito y con qué posible interés o ganancia potencial.


La mayoría de los jóvenes seleccionan los primeros resultados que le ofrece la búsqueda sin una mínima revisión o evaluación de información obtenida. Y si es una tarea para entregar, comúnmente copian y pegan todo en otro documento.


Se considera que en los casos donde se limitan los recursos tecnológicos, el ordenador y/o la conexión a internet, la capacidad de valoración y discriminación de los menores, a la hora de examinar información en la red, es más reducida, se ve más afectada. Porque los pequeños están más familiarizados con los libros, con las dinámicas de trabajo en la escuela, que les brindan una “información confiable”.


Algunas investigaciones constataron que las carencias en niños y adolescentes, van allá de la búsqueda de información porque “…sólo la mitad del alumnado sabe que, a la hora de buscar información en la red sobre algún tema de interés, los resultados son diferentes en función de los buscadores. Así mismo, sólo un 19,1% sabe que, al buscar información sobre un tema cada uno recibe resultados diferentes y en diverso orden en función de la búsqueda que hayan realizado previamente. En el caso de no obtener resultados apropiados o válido, sólo un 32,5% responde que realiza tareas para solucionarlo, como comprobar la ortografía, utilizar sinónimos, introducir más información. Sólo un 43,9% indicó correctamente las palabras claves a utilizar, tarea que llevan a cabo con dificultad…” (Fraga-Varela F., Vila-Couñago E. & Martínez-Piñeiro, E., 2020. Pg. 28)


A esos vacíos en competencias técnicas y de información, se les suman otros tantos en comprensión de los algoritmos guía que hacen parte de las plataformas comunicativas y sus lógicas éticas, económicas e ideológicas. También se encuentran fallas en procesos de almacenamiento y recuperación de la información en los dispositivos y en la red, así como las medidas de seguridad necesarias para interactuar positivamente.


Ausencias que demuestran que no se adquieren competencias empíricamente, por crecer en medio de la tecnología o estar familiarizado con las herramientas de la internet. Que no es posible adoptar las verdaderas habilidades digitales, sin precisar educación al respecto.

Europa cuenta con el proyecto de Competencia Digital DigComp: un modelo conceptual… de la Competencia Digital configurada por cinco dimensiones, denominadas áreas de competencia: Información y Alfabetización Digital, Comunicación y Colaboración, Creación de Contenidos Digitales, Seguridad y Resolución de Problemas; delimitando además 21 competencias”. (Fraga-Varela F., Vila-Couñago E. & Martínez-Piñeiro, E., 2020. Pg. 18)

Estos procesos proporcionan respuestas educativas, pistas para incorporar conocimientos, habilidades, actitudes y valores sobre los medios digitales, en los procesos de enseñanza-aprendizaje desarrollados en las aulas.


Un valioso esfuerzo que ya está en mora en la escuela. El reto de establecer competencias base para contrarrestar el analfabetismo digital en los niños, a fin de forjar nuevas generaciones con verdaderas oportunidades de crecimiento económico y social para todos.


Bibliografía

Agencia AFP (16 sept 2022) La ONU estima que un tercio de la población global no tiene acceso a internet. elespectador.com. https://www.elespectador.com/tecnologia/la-onu-estima-que-un-tercio-de-la-poblacion-global-no-tiene-acceso-a-internet/

Archila JC. (20 febrero2023) El camino para cerrar brechas digitales. portafolio.co. https://www.portafolio.co/opinion/juan-carlos-archila/el-camino-para-cerrar-brechas-digitales-columnista-578752

Unicef. (06 dic 2017) Estado Mundial de la Infancia 2017, Niños en un mundo digital. Unicef.es. (p.47) https://www.unicef.es/sites/unicef.es/files/comunicacion/estado-mundial-infancia-2017.pdf

Fraga-Varela, Fernando, Vila-Couñago, Esther, & Martínez-Piñeiro, Esther. (2020). Información y alfabetización digital de los preadolescentes gallegos (España): un estudio mixto. RISTI - Revista Ibérica de Sistemas e Tecnologias de Informação, (p. 38), 17-32. https://doi.org/10.17013/risti.38.17-32

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page